1+1=2+X o El todo suma mucho más que la suma de las partes

Director de Proyectos de PAN

El Director de Proyectos de PAN, fiel a su espíritu, defiende el uso sencillo de los datos aplicados a la selección programática exitosa de perfiles para explotación de formatos naticos de imagen y texto

Muchas veces hemos oído que algo - el resultado de una suma o de un proceso determinado – nos permite obtener un resultado cuyo valor final es muy superior a la suma del valor de cada una de las partes y siempre, lógicamente, el proceso que lo consigue es valorado muy positivamente y suele publicarse como un modelo a seguir. La publicidad en internet empieza, poco a poco, a generar modelos que operan de esa forma, incrementando los resultados de una combinación de factores hasta acercarse a ese objetivo de excelencia al que el sector obliga.

Lo curioso es que, muchas veces, ese multiplicador, ese misterioso factor mágico que determina que el resultado final se eleve muy por encima de las expectativas, se basa en principios muy sencillos y el retorno a lo obvio como base del deseado y escurridizo éxito. En la actualidad, hay un binomio que parece consagrarse como el Santo Grial de la modernidad: la compra programática de formatos nativos de imagen texto seleccionados mediante perfiles de datos. Es decir: lo más sencillo, lo más lógico y lo más avanzado reunido en un concepto simple, sencillo y tremendamente rentable para las marcas.

Si alguien os dice que para conseguir el éxito de una campaña debemos basarnos en un formato coherente con el medio en el que se exhibe; que permita dar un mensaje claro y muy directo y además debe decirlo solamente al público que le interesa a una marca determinada, a sus verdaderos y potenciales clientes, la respuesta obvia sería un sencillo “¡¡pues claro!!”. Así de sencillo, así de simple, así de eficaz y sin embargo….

No es la primera vez que el sector publicitario cae del caballo camino de Damasco gracias al resplandor que emana de lo obvio, pero es curioso que sean estos dos elementos – presentes en de forma inexcusable entre los primeros 5 puntos de cualquier previsión sobre lo más “caliente” del 2017:los formatos nativos y el big data – los que se hayan puesto en cabeza a la hora de recuperar muchos de los valores obligados en toda planificación publicitaria: rentabilidad, afinidad, cobertura y eficacia a la hora de poner en contacto a las marcas con sus clientes potenciales.

Como siempre, serán muchos los que sigan buscando más maneras de despellejar al gato, pero otros muchos ya se han apuntado a esa sencilla fórmula de éxito que se basa en contactar con los que interesa contactar -maravillas del BIG DATA – hacerlo basado en un formato muy eficaz y además, hacerlo en un entorno tecnológico que garantiza el cumplimiento de los objetivos; la tan mentada publicidad programática.

La verdad es que, de vez en cuando, como decía Serrat, la vida nos invita a un café y nos permite sentirnos seguros en un entorno que, a veces, parece olvidarse de sus orígenes sin darse cuenta de que el dinero de las marcas se merece el mejor de los tratamientos.

Las herramientas están listas, sólo hace falta usarlas adecuadamente.